Saltar al contenido
Dejardin

¿Qué necesitas para instalar un riego automático?

riego automatico jardin

Lo primero que tenemos que pensar a la hora de instalar un riego automático es qué ventajas e inconvenientes nos presenta. Entre las ventajas podemos destacar que se puede programar para que riegue los días y a las horas que queramos sin tener que preocuparnos, que el agua se distribuye más uniformemente que utilizando otros métodos de riego y que se puede utilizar con todo tipo de emisores (goteo, aspersores, difusores, etc.). Por otro lado, cabe destacar que el inconveniente frente a un sistema de riego de apertura manual es que hay que invertir algo más de dinero.

Elementos de un riego autómatico

Un programador: Sirve para abrir y cerrar las electroválvulas y, como su nombre indica, se programan los días y las horas a las que queremos que actúe.

Electroválvulas: Estos elementos tienen dos posiciones (abierto y cerrado) y sirven para controlar el paso del agua. Las electroválvulas van dentro de arquetas (generalmente de plástico).

Cables: Su función es conectar las electroválvulas al programador. La única característica especial que deben presentar estos elementos es una alta protección contra la humedad.

Tuberías: Pueden ser de PVC o polietileno. Se recomienda más el segundo por ser más cómodo a la hora de trabajar.

Reductores de presión: Es una llave que sirve para reducir la fuerza del agua. Dependiendo de la instalación se necesitará un modelo más simple o complejo.

Emisores de riego: Estos pueden ser difusores, aspersores, riego subterráneo, tuberías de goteo, microaspersores o cintas de exudación.

Ten en cuenta que…

Para montar un riego automático hay que pensar en las dimensiones de la parcela (ya que cuanto más grande sea, más complejo será el sistema de riego). Necesitaremos hacer un plano de la parcela y tomar las medidas, tener en cuenta otras tuberías, cables y la posición de los árboles. En caso de tener una parcela grande, es recomendable valorar la contratación de profesionales.

También hay que tener en cuenta la presión y el caudal del agua. Para jardines pequeños y medianos no debería haber problemas con la presión, aunque se podría elevar utilizando una bomba. Con respecto al caudal, tenemos que tener en cuenta que si por ahorrar, no ponemos algún aspersor, es posible que se queden zonas sin regar.

Como último consejo, no hay que juntar aspersores y difusores. Estos dos elementos no funcionan igual y no reparten la misma cantidad de agua por metro cuadrado, separa por sectores y evitarás causar un desastre en tu jardín.